Hoy en día existe una amplia selección de cepillos de dientes en el mercado. Con tanta variedad, ¿cuál de ellos escoger? Puede que pienses que, mientras que sirva para cumplir con tus rutinas de higiene, da igual el modelo que elijas. Al fin y al cabo, el caso es que lave los dientes, ¿no? Pues bien, el cepillado es esencial… pero la elección del cepillo que usarás para llevar a cabo la limpieza dental también es muy importante. Sigue leyendo…

La Asociación Dental Americana elaboró una serie de claves muy útiles a la hora de seleccionar el cepillo de dientes. ¡Toma nota de estas breves recomendaciones!

✔️ Ni grande… ni pequeño

No elijas un cabezal excesivamente grande para tu boca; el cepillo debe entrar con facilidad en la cavidad oral sin resultar incómodo. Para que te hagas una idea, se aconseja que su tamaño te permita cepillarte un par de dientes a la vez (en cuestión de números, una medida estándar es 1″ de largo y ½» de ancho).

✔️ Presta atención a la dureza

Al escoger un cepillo, la suavidad de sus cerdas es esencial. Ten en cuenta que, si resultan más duras de lo necesario, pueden hacerte algún tipo de daño. Un cepillo de dientes de gran dureza contribuiría a aumentar tu sensibilidad dental. Quién diría que una simple limpieza con el cepillo incorrecto podría hacerte más vulnerable a los alimentos fríos, calientes…

✔️ ¿Y los peques de la casa?

Para elegir el cepillo de dientes adecuado, es necesario valorar algunos aspectos:

  • Al igual que en el caso de los adultos –con mayor motivo al tratarse de bocas más sensibles-, las cerdas del cepillo tienen que ser suaves.
  • El cabezal tiene que ser muy pequeño, para no resultar incómodo cuando está centro de la boca.
  • Cuanto más largo sea el mago, más sencillo será para los niños agarrarlo.

En definitiva, en el momento de la elección es necesario pensar en la comodidad de los peques. No hay ningún problema en dejarse llevar por la estética del producto (hay infinidad de modelos de formas y colores llamativos) siempre y cuando, además de resultar bonito, resulte cómodo.

En cualquier caso, cada persona es diferente, por lo que sus necesidades también son distintas. En caso de duda, lo recomendable es acudir a un profesional de la salud bucodental. De esta forma, tendremos la seguridad de acertar con la elección de nuestro cepillo.