El cepillado diario es esencial para mantener en buen estado tu salud bucodental, pero… ¡no todas las limpiezas son igual de eficaces! La duración y el tipo de movimientos empleados determinarán en gran media el éxito del cepillado. Recuerda lavar tus dientes después de cada comida durante, al menos, un par de minutos. De esta forma conseguirás eliminar más del 40% de la plaga dental. Ah, ¡y evita movimientos bruscos! Lo único que conseguirás así será desgastar el esmalte.

Debido a la situación sanitaria actual, es imprescindible cuidar el cepillo de dientes: lavarse bien las manos antes y después de usarlo, limpiarlo, desinfectarlo con un colutorio, enjuagarlo y secarlo, mantenerlo protegido en su capuchón, no compartirlo nunca, alejarlo del sanitario (para evitar posible contaminación) y no almacenarlo junto a otros cepillos. Cuando no sea posible cepillarse los dientes, se puede mascar chicle sin azúcar con xilitol durante 20 minutos, ya que produce saliva y ayuda a la limpieza, pero nunca sustituye al cepillado.

¿Quieres conocer más recomendaciones para mantener una buena salud bucodental en verano? ¡Sigue leyendo! Compartimos aquí unas pautas muy prácticas del Consejo General de Dentistas de España.

Hidratarse: beber mucha agua es fundamental para contrarrestar la pérdida de líquidos que se produce por la sudoración. La sensación de boca seca es el primer signo de deshidratación. Se aconseja beber 2 litros de agua al día para mantener una buena salud bucodental.

Alimentarse de forma saludable: una dieta sana se basa en el consumo de frutas, verduras, legumbres, pescados y aceite de oliva, evitando las comidas copiosas y procesados. Asimismo, se debe reducir al mínimo la ingesta de alcohol y evitar el tabaco.

No abusar de las bebidas carbonatadas: su gran contenido en azúcar daña los dientes, por lo que hay que tratar de disminuir su consumo. Además, la mayoría son ácidas y pueden perjudicar el esmalte dental.

Precaución con el deporte: en vacaciones se suele practicar más ejercicio al aire libre, por eso es cuando más traumatismos dentarios se producen. En el caso de los niños, aumentan cerca de un 30%. Por este motivo, se recomienda utilizar un protector bucal durante la práctica de deportes de contacto. En caso de fractura dental hay que conservar el diente en suero salino, agua o leche, y llamar inmediatamente a un dentista para poder llevar a cabo el tratamiento más adecuado.

Puedes leer aquí el listado completo de consejos para mantener una buena salud bucodental.