Por todos es sabido que existen determinados alimentos que pueden afectar negativamente a la salud bucodental de las personas. Pero, ¿sabías que la frecuencia y el momento de ingerirlos también influye de una forma determinada en la boca? Aunque llevar una adecuada higiene bucodental es clave para asegurarse de que los dientes se mantienen en buen estado, es importante tener en cuenta el tipo de alimentación que se sigue. Toma nota de algunos aspectos fundamentales para el cuidado de tu sonrisa y no olvides pedir cita en Dentista Villarta para tus revisiones periódicas.

Cuidado con lo que comes

El estilo de vida que llevamos resulta determinante para el estado de nuestros dientes. Así, la destrucción de los tejidos de los dientes (caries) es un problema muy común entre la población, debido a la presencia de la placa bacteriana. Esta afección puede prevenirse reduciendo el consumo de azúcares (tanto en alimentos como en bebidas) y siendo meticulosos con las medidas de higiene.

Una mala alimentación también contribuye a la aparición de enfermedades de las encías. Hay que tener en cuenta que, cuanto menor sea la cantidad de nutrientes que proporcionamos a nuestro organismo, menor será también la resistencia de la boca a las infecciones. Es por ello que resulta tan esencial seguir una dieta equilibrada, que ayude a mantener una buena salud bucodental. De lo contrario, los problemas de encías podrían traer consigo consecuencias tan graves como la pérdida de las piezas dentales.

¿Cómo saber qué alimentos son buenos para la salud? Además de prestar atención a los niveles de azúcares de los productos, es aconsejable consultar todas las dudas con profesionales de la salud. Cada persona es diferente y presenta unas necesidades distintas. Por eso, ellos podrán asesorarte sobre las alternativas que más le convienen a tu organismo para asegurar una buena salud bucodental.

En definitiva, recuerda que tu salud general está estrechamente ligada a la salud bucodental. No olvides que una alimentación equilibrada, una correcta higiene, las revisiones periódicas a los especialistas… son esenciales para el buen estado de tus dientes y de tu organismo. Así que piensa en tu salud… ¡y a sonreír!